Preguntas sobre embarazo y parto. Sigue 1

¿CÓMO DEBE SER LA ALIMENTACIÓN DE LA EMBARAZADA? 

Primero hay que desterrar el mito de que "la embarazada debe comer por dos". Lo que sí debe es realizar una alimentación equilibrada, nutritiva y natural (proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas contenidas en los alimentos, minerales, cereales). Debe efectuar las 4 comidas diarias, con variedad de alimentos y no en gran cantidad. Evitar la ingestión de alcohol, comidas condimentadas, grasosas, embutidos, enlatados. Evitar el cigarrillo y el café. Una alimentación adecuada es importante para el curso de todo el embarazo y para el desarrollo saludable del bebé. Por eso se debe corregir toda nutrición deficiente, aunque esto no evitará ciertas enfermedades hereditarias raras (hemofilia, fenilcetonuria, etc.). Las consecuencias de una mala alimentación: malformaciones fetales, pérdidas del embarazo, partos prematuros o inmaduros, detención en el crecimiento del bebé, etc.. 

¿SON FRECUENTES LAS PERTURBACIONES DEL APETITO? 

Sí, apetencias por alimentos muy ácidos, apetencias por alimentos NO comestibles (tiza, tierra, arena, jabón, hielo, arcilla, etc.), y los mal llamados "antojos", que son debidos a las variaciones hormonales que son propias del embarazo; otros dicen que se deben a carencias alimenticias, o a ciertas necesidades psicológicas. Pueden aparecer apetencias por comidas que antes no gustaban, o rechazo por las que sí apetecían, o rechazo a ciertos olores o gustos, o tener necesidad, de repente, de comer algo especial. Son situaciones que deben ser respetadas, y en lo posible ser satisfechas: "la embarazada está viviendo un momento muy especial". No se los debe considerar como un capricho.  

¿CUÁNTO DEBE AUMENTAR DE PESO LA EMBARAZADA? 

El aumento total del peso corporal equivale al 20% del peso inicial (unos 10 á 12 kg). Pero actualmente el criterio suele ser más flexible: el aumento depende del peso y de la talla original de la futura mamá. Si es un embarazo múltiple, el aumento será un poco más (entre 15 y 20 kg). Un aumento exagerado influye en la postura de la columna vertebral, las piernas se hinchan con más frecuencia, la respiración se torna más dificultosa, el ritmo cardíaco también se ve afectado. Todo el organismo sufre las consecuencias del "recargo adicional" para el que no está preparado. Además el sobre-peso puede traer complicaciones al embarazo (diabetes, pre-eclampsia, hipertensión); también al parto, y por lo tanto riesgos para el bebé. Por otro lado, las mujeres que aumentan poco corren el riesgo de tener bebés con bajo peso. Lo más conveniente es aumentar en forma lenta y continuada.

¿ES NORMAL QUE AUMENTE LA PRESIÓN ARTERIAL DURANTE EL EMBARAZO? 

No, en una mujer sana y que controla perfectamente su gestación, esto no debe suceder. Pero si sucediera, siguiendo las indicaciones médicas, higiénico-dietéticas, reposo, puede llegar a un feliz término sin mayores complicaciones. La hipertensión durante el embarazo es una importante causa de muerte materna y morbimortalidad fetal. Complicaciones: prematuridad, retardo del crecimiento del feto, desprendimiento de la placenta, trastornos graves en la coagulación de la sangre, hemorragia cerebral materna, pre-eclampsia y/o eclampsia. Durante el embarazo la presión máxima (sistólica) no debe pasar de 120 mm Hg, y la mínima (diastólica) no debe pasar de 80 mm Hg. Durante los primeros meses puede haber una caída de la tensión arterial, y así se justificarían los mareo y los desmayos. Nunca la embarazada debe tomar remedios para subir la presión. La presión debe medirse sentada, luego de 10 minutos de reposo, y con el manguito inflable a la altura del corazón.

¿ES FRECUENTE LA APARICIÓN DE VÁRICES DURANTE EL EMBARAZO? 

La aparición de várices generalmente es transitoria, pero en mujeres predispuestas a padecerlas, a veces es definitiva. Lo mismo sucede con las hemorroides, que son várices en el recto. En casos muy raros, pero las hay, aparecen várices vulvares, sobre todo en mujeres obesas. El aumento de peso excesivo dificulta el retorno de la circulación venosa de los miembros inferiores hacia el corazón. También el crecimiento del útero produce una compresión de las venas de la pelvis que dificulta el retorno al corazón. Y durante la gestación se producen cambios en la circulación de la sangre. Aparte de la molestia estética, las várices causan dolores, pesadez y calambres en las piernas. Es importante, entonces, no aumentar mucho de peso, realizar caminatas cortas diarias, descansar unas horas durante el día con las piernas elevadas, usar calzado cómodo. También se pueden usar medias especiales compresoras, y a veces se recomiendan vendas elásticas. En estos dos casos, tanto las medias como las vendas, deben ser colocadas al despertar, antes de bajar las piernas de la cama, y con las mismas elevadas. Tener en cuenta que si la aparición de las várices es leve, después del parto remiten bastante.  

¿SE PUEDEN REALIZAR BAÑOS DE INMERSIÓN DURANTE EL EMBARAZO? 

Siempre que el médico no lo contraindique, los baños de inmersión con agua templada son muy relajantes. Evitar los baños muy calientes, los jacuzzis y los saunas (pueden causar desmayos). Tomar un baño de inmersión antes de acostarse relaja y favorece un sueño más placentero. También es aconsejable la natación; el agua debe estar templada, ya que no se aconseja que esté muy fría para nadar. Evitar los perfumes y desodorantes fuertes, y sobre todo durante la lactancia.  

¿SUELEN HABER CONTRACCIONES DURANTE EL EMBARAZO? 

Desde el comienzo del embarazo hay contracciones, lo que sucede es que la mujer no las percibe hasta más adelante, alrededor del sexto o séptimo mes. Son contracciones esporádicas, pequeñitas acorde al tamaño del útero en crecimiento, indoloras. A partir del séptimo mes esas contracciones se perciben más (el útero está grande ya), son un poco más frecuentes (4 ó 5 durante el día, o a veces cada hora, 2 ó 3 horas), son indoloras, son irregulares. No se parecen a las contracciones del trabajo de parto, ya que éstas son regulares, rítmicas, y se empiezan a percibir con ciertas molestias por la dilatación del cuello del útero, y cada vez son más frecuentes: cada 15´, cada 10, cada 8, cada 5, bien regulares. Cuando aparecen estas rítmicas durante el embarazo o al final del mismo, se debe consultar de inmediato al médico o a la partera.  

¿SE PUEDEN INGERIR MEDICAMENTOS DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA? 

Los estrictamente indicados por el médico. La automedicación siempre es riesgosa, y mucho más para la embarazada. La mayoría de los fármacos pasan de la sangre materna a la fetal a través de la placenta. Algunos son altamente peligrosos, sobre todo en los primeros meses en que el embrión se está formando, y pueden producir malformaciones. Durante la lactancia también muchos de ellos pasan a través de la leche al niño. Existe una lista de remedios que pueden ser administrados sin riesgos, pero eso lo determinará el médico tratante. Los únicos medicamentos que se pueden administrar sin ningún riesgo durante todo el embarazo y durante la lactancia son los homeopáticos y las flores de Bach. Hay algunos medicamentos que la mamá no puede dejar de tomarlos, pero se debe interrumpir la lactancia en ese caso. 

¿ES NECESARIO RECIBIR MEDICACIÓN DURANTE EL TRABAJO DE PARTO? 

Si el mismo transcurre normalmente, por lo general no es necesario medicar. Pero según cómo transcurra dicho trabajo de parto, el médico considerará la posibilidad de usar alguno para encauzar y abreviar a veces ese período. No olvidemos que muchos de estos fármacos pasan al bebé, y muchas veces son perjudiciales para el mismo. Actualmente existe la tendencia del parto totalmente natural, sin medicación alguna. Es el método usado por la autora de esta nota. Salvo en muy raras ocasiones es necesario medicar. Esto lo asevero, debido a que en mis partos utilizo medicación homeopática, muy natural y nada perjudicial, ni para la madre ni para el bebé. Los resultados son espectaculares. Además, con la preparadora corporal y obstétrica, realizamos un trabajo de preparación durante el embarazo, con una adecuada contención emocional. Dicho trabajo consiste en aprender a usar el cuerpo, a buscar posiciones de alivio, las que resulten más cómodas para cada parturienta. Un baño con agua templada a 37º C ayuda a relajarse durante el período de dilatación. También enseñamos a cantar, a emitir sonidos a través de la voz, para ayudar a ampliar, a abrir la vagina y el periné.  

¿LA ANESTESIA PERIDURAL ES NECESARIA SIEMPRE? 

NO. Esta anestesia tiene sus indicaciones precisas, y la indicación es del médico cuando lo considere necesario, o cuando sea requerida a pedido de la paciente. Hay una tendencia actual de "eliminar el dolor del trabajo de parto". No todas las mujeres sienten el dolor de la misma manera, cada una tiene su umbral, y lo va a manifestar en ese momento. El parir tiene que se un acto de placer, de amor, de sentir, de vivir. "Anular de antemano el dolor" es privar a esa mujer del placer del nacimiento de su hijo. La anestesia peridural tiene dos indicaciones en el parto: anestesiar para realizar una cesárea, o cuando hay dificultad en la dilatación del cuello del útero y la mamá está descontrolada, porque en estos casos el dolor se hace más intenso.  

¿SIEMPRE SE DEBE REALIZAR LA EPISIOTOMÍA? 

La episiotomía es una pequeña incisión que se realiza en el periné de la mujer previamente al desprendimiento de la cabeza del bebé. Se corta piel, plano muscular y mucosa vaginal con anestesia local. Luego del parto debe suturarse.
LA EPISIOTOMÍA NO DEBE REALIZARSE DE RUTINA. Este es uno de los muchos temas que deben ser hablados durante el embarazo con el médico tratante. Esta práctica tiene sus indicaciones precisas, pero muchas veces puede evitarse. A lo largo de la historia de la Obstetricia ha habido controversias acerca de si debe realizarse o no. En una época se preconizó que era necesaria para prevenir desgarros perineales severos, para prevenir los prolapsos (esto está totalmente desestimado). Últimamente su uso rutinario ha sido cuestionado, ya que se demostró que hacer la episiotomía rutinariamente a todas las mujeres, comparado con hacerla sólo ante ciertas indicaciones, no disminuye el riesgo de desgarros graves, no mejora la función sexual ni la urinaria y anal, y sí produce un aumento de las complicaciones de la cicatrización en la primera semana post-parto. La tendencia, entonces, de no realizar episiotomía de rutina tiene mayores beneficios, comparada con la práctica de realizarla sistemáticamente a todas las parturientas.
Desde hace unos años la OMS no aconseja la episiotomía rutinaria, sólo si está indicada.

¿ES MEJOR LA CESÁREA QUE EL PARTO? 

Definitivamente NO. La cesárea es una cirugía mayor, muchas veces con complicaciones para la madre y para el bebé. El parto vaginal es el único parto normal. Mediante la cesárea se realiza la extracción del niño por una incisión abdominal. Tiene sus indicaciones precisas, determinadas por el médico: en los casos en que no es posible el parto vaginal, es decir que existe algún riesgo para la madre o el feto. Las anestesias mayormente usadas son la peridural, a veces la raquídea, en donde la mamá está despierta y puede participar del nacimiento de su bebé. En casos de urgencia para la madre o para el niño, se realiza la anestesia general. Si una mujer tuvo una sola cesárea, puede tener un posterior parto vaginal. Pero si ya tuvo dos cesáreas, la próxima será otra cesárea. Las mujeres que dicen que no quieren parir y demandan desde el vamos por una cesárea, no tienen idea de los riesgos a que se somete ella y/o su bebé. Seguramente hay médicos que van a aceptar la petición de la embarazada, pero otros, los que tienen criterio médico, no. Y entre éstos últimos me encuentro yo. Solamente cesárea por indicación médica (y hay muchas indicaciones). Pero hay que saber hacer partos, y no sólo cesáreas. 

¿QUÉ VACUNAS DEBE RECIBIR LA EMBARAZADA? 

Actualmente sólo se indica la vacuna antitetánica, al 5º y al 6º mes de embarazo. Previene el tétanos de la madre y del recién nacido; en éste último el tétanos es mortal. Esta vacuna no implica ningún riesgo ni para la madre ni para el bebé. 

¿TENER RH NEGATIVO ES PELIGROSO? 

 En la actualidad no, siempre que el embarazo esté bien controlado. Si el marido es Rh positivo y la esposa es Rh negativo, la embarazada deberá recibir la vacuna correspondiente anti-Rh a las 28 semanas de gestación, o luego del parto. También deberá ser vacunada toda mujer después de un aborto. De esta manera no habrá problemas de sensibilización en un próximo embarazo.

¿ES IMPORTANTE AMAMANTAR AL BEBÉ? 

Definitivamente SÍ. La leche humana es la alimentación fundamental para el bebé, no reemplazable por ninguna leche artificial. Es más barata, y le proporciona al bebé todos los anticuerpos maternos para protegerlo de muchas enfermedades, ya que el bebito nace con deficiencia de anticuerpos por la inmadurez que tiene para producirlos, que es normal, pero los necesita. No desespere si el niño nació por cesárea, ya que la leche tarda más en subir, por ahí 2 ó 3 días. De todas maneras, el calostro también es una buena alimentación para el bebé. LA LECHE DE LA MAMÁ ES SIEMPRE BUENA.