Infecciones del tracto genital inferior - Homeopatía

(ITGI)

Las ITGI fueron anteriormente llamadas "vaginosis bacterianas" (VB), y más anteriormente "vaginitis inespecíficas".
El ecosistema vaginal es un complejo de microorganismos que interactúan con factores vaginales propios del huésped; en condiciones de normalidad mantienen el equilibrio de la vagina. Es importante conocer qué factores controlan ese delicado equilibrio de ese ecosistema vaginal, y qué factores endógenos y/o exógenos pueden romper el mismo.
La vagina humana presenta la concentración de bacterias más alta del cuerpo humano, después del colon. En condiciones de normalidad están en perfecto equilibrio. El microorganismo más común es el Lactobacilus acidophillus. Fue descubierto en 1892 por el ginecólogo Albert Döderlein. Protege a la vagina evitando que los abundantes microorganismos vaginales se reproduzcan a un nivel en donde pudiesen causar síntomas. 

Las ITGI son causadas por un crecimiento excesivo de la flora mixta en la vagina, que incluye Gardnerella vaginalis, Anaerobios, Mobiluncus y Mycoplasmas: complejo GAMM (Dra. Alicia Farinati, 1985). Son la causa más común de flujo vaginal. Normalmente hay escasas cantidades de estas bacterias en la vagina, por lo tanto no causan sintomatología.
Cuando se instalan las ITGI es porque se altera el equilibrio inmunológico de la vagina, y las bacterias anaeróbicas y la Gardnerella se reproducen en forma desmesurada. Las bacterias protectoras vaginales (Lactobacillus) se ven excedidas en su función habitual: mantener el equilibrio ecológico de la vagina; y aparece la sintomatología de la infección.
Las ITGI pueden ser causa de la mitad de los casos de vaginitis en todas las mujeres, y en las embarazadas se encuentra en un 10 a 30 % de los casos. La VB no suele afectar a las mujeres después de la menopausia.
Las ITGI se transmiten sexualmente, y son más comunes en mujeres con muchos compañeros sexuales. Pero existen mujeres que no están sexualmente activas y también pueden contraer una vaginosis bacteriana (VB).
La Gardnerella vaginalis puede encontrarse en la punta del pene del hombre, sin producirle sintomatología, pero es infectante para la mujer.

La USPSTF: US Preventive Services Task Force (Agrupación de Fuerzas para Servicios Preventivos en Estados Unidos) recomienda que las mujeres con riesgo de infecciones deben ser testeadas para:

  • Clamydia

  • Gonorrea

  • HIV

  • Sífilis

Si la mujer está embarazada debe testearse también para hepatitis B. Pero la gestante que no está en riesgo con su comportamiento, no es necesario buscar ni clamydia ni gonorrea.
Los hombres en riesgo deben ser testeados para HIV y para sífilis.
También la USPSTF considera que las mujeres sexualmente activas menores de 25 años deben ser consideradas en riesgo de clamydia y de gonorrea.

AGENTES CAUSALES:

  • Gardnerella vaginalis

  • Anaerobios

  • Mobiluncus morphotypes

  • Mycoplasma hominis

  • Ureaplasma urealítico

  • Prevotella

  • Tricomonas vaginalis

No se debe usar el cultivo de Gardnerella vaginalis del flujo para diagnosticar la vaginosis, porque esa bacteria se encuentra normalmente en más del 50% de las mujeres.

DIAGNÓSTICO:

Criterios Diagnósticos de Amsel para Vaginosis Bacteriana
Todas las mujeres que presenten flujo vaginal deben ser evaluadas con un examen ginecológico, con un examen de flujo al microscopio y con el test de aminas.

Tres de los cuatro criterios deben estar presentes; establece el diagnóstico exacto de vaginosis bacteriana en el 90% de las mujeres afectadas.

  • Flujo vaginal de color blanco o gris, homogéneo y profuso (el color y la cantidad pueden variar). Es el síntoma más común

  • Presencia de clue cells (células guía)en más del 20% en el examen microscópico del flujo*. Son células epiteliales vaginales que tienen una apariencia de puntillado debida a la adherencia de cocobacilos a las mismas

  • Test de aminas +: es llamado el "test del olfateo". Característico olor a pescado. Al flujo vaginal se le agrega una solución de hydróxido de potasio y si es ITGI (vaginosis) aparecerá dicho olor. Puede ser positivo también en mujeres colonizadas con Trichomonas vaginalis

  • pH vaginal > de 4.5: normalmente el pH vaginal debe ser < de 4.5

  • Ausencia de Lactobacillus vaginalis al microscopio

  • Coloracón de Gram

* Criterio altamente significativo.

SINTOMATOLOGÍA:

El olor a pescado puede empeorar alrededor del momento de la menstruación o después de tener relaciones sexuales sin protección. Cuando el semen se mezcla con las secreciones vaginales, el olor se vuelve más fuerte. Muchas mujeres pueden tener ITGI sin tener ningún síntoma externo.
A estas Infecciones del Tracto Genital Inferior, aunque no se las consideren Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), se las debe tener en cuenta en todo examen ginecológico debido a la alta promiscuidad actual, a la iniciación de relaciones sexuales muy tempranamente, a la falta de educación sexual masiva, etc. Es frecuente encontrarlas en mujeres que tienen DIU colocado, y en las fumadoras.

EFECTOS SOBRE LA MUJER Y SOBRE EL EMBARAZO:

En la mujer:

  • Vaginosis post-aborto o post-histerectomía

  • EPI: enfermedad inflamatoria pélvica

  • Endometritis

  • Celulitis pelviana

  • Mayor riesgo de infección por el HIV

En la embarazada:

  • Aborto

  • Corioamnionitis (infección de las membranas ovulares)

  • Rotura prematura de membranas (RPM)

  • Endometritis post-parto y post-aborto

  • Parto prematuro y bajo peso al nacer

  • RCIU: retardo de crecimiento intrauterino

Las ITGI son de particular preocupación durante el embarazo debido a su asociación con el
parto pretérmino
(edad gestacional < 37 semanas, peso < 1500 gr), y con la rotura prematura de membranas.
Esto determina un fuerte impacto en la morbilidad y mortalidad perinatal.

Todas las embarazadas sintomáticas deben ser testeadas y tratadas.
A pesar de los esfuerzos por controlar mejor los embarazos, y por tratar de que todas las embarazadas se controlen desde el comienzo de la gestación, no se ha podido reducir la proporción de prematuros que quedan con secuelas. Existe una amplia documentación acerca de la asociación entre ITGI y parto pretérmino, e ITGI y sepsis neonatal.
Cuando las membranas ovulares están íntegras es más frecuente la presencia de los gérmenes asociados a ITGI (vaginosis bacteriana), en tanto en los casos de rotura prematura de membranas, lo más frecuente es la presencia de Estreptococo Grupo B y Escherichia coli.
La infección vaginal puede ocurrir tempranamente y permanecer asintomática por meses, hasta que infecta a las membranas ovulares y desencadena las contracciones.

Las pacientes infectadas por HIV y que presentan ITGI deben recibir el mismo
régimen de tratamiento que las HIV negativas.

TRATAMIENTO:

  • Metronidazol

  • Tinidazol

  • Clindamicina: por vía oral puede provocar diarreas y colitis seudomembranosas. Puede usarse por vía tópica: óvulos o cremas.

Actualmente existe un consenso de no propiciar el tratamiento local (vaginal) durante el embarazo, ya quelos antibióticos en este caso no ejercen efecto sobre el probable nacimiento pretérmino. Además, este tipo de tratamiento vaginal se asoció con mayor riesgo de infecciones neonatales, quizá como consecuencia de que el tratamiento local elimina los lactobacilos normales protectores de la vagina. Se debe propiciar el tratamiento por vía oral.Los beneficios del tratamiento por vía oral incluyen:

  • Reducir el riesgo de complicaciones infecciosas asociadas a las ITGI durante el embarazo

  • Reducir el riesgo de otras infecciones (otras Infecciones de Transmisión Sexual, o HIV)

Recientemente se confirmó que las ITGI diagnosticadas antes de las 16 semanas de gestación incrementan el riesgo de nacimientos pretérmino. Por lo tanto, este tipo de terapia oral se deberá iniciar precozmente: al final del primer trimestre o a principios del segundo.

Efectos adversos de estos medicamentos:
Administrados en forma oral:

Metronidazol: náuseas y gusto metálico. Candidiasis vulvovaginal post-tratamiento.
Clindamicina: náuseas, diarreas, erupciones. Candidiasis vulvovaginal post-tratamiento.

Clindamicina vaginal: candidiasis vulvovaginal post-tratamiento.

Opiniones más recientes acerca de ITGI y embarazo:
Algunos autores de Sociedades Científicas afirman que las ITGI no parecen conferir mayor riesgo de complicaciones obstétricas. Esto sugiere que habría otros factores del huésped que podrían estar involucrados en el riesgo. Y se refieren a la predisposición genética para generar una respuesta inmunológica excesiva o deficiente para contraer la infección.
Diversos estudios han mostrado que el tratamiento de la pareja sexual no reporta éxitos en las recidivas de la mujer. Por eso no se sugiere la detección selectiva rutinaria y el tratamiento de compañeros masculinos. Un estudio pequeño informó sobre una incidencia alta de ITGI en las compañeras de lesbianas con vaginosis. No hay investigaciones sobre la importancia de tratar simultáneamente a las compañeras de las lesbianas.
Los tratamientos tópicos no reducen la morbilidad asociada al embarazo. En mujeres no embarazadas las terapias oral y tópica son efectivas.
Durante el tratamiento local vaginal no se deben usar tampones, porque éstos absorben la medicación y hacen que el tratamiento sea menos eficaz.
Durante el tratamiento con el Metronidazol hay que evitar ingerir bebidas alcohólicas. No hay datos sobre los riesgos de consumir alcohol con el uso intravaginal del Metronidazol, pero no se recomienda. La crema de Clindamicina logra debilitar los condones, por lo que no se aconseja el uso del preservativo durante el tratamiento. No mantener relaciones sexuales.
En estudios se ha llegado a la conclusión de que no hay evidencia de peligro de teratogénesis con el uso del Metronidazol durante el primer trimestre del embarazo.
El Metronidazol pasa a la leche materna y puede afectar su sabor. Los fabricantes recomiendan evitar las dosis elevadas durante el amamantamiento. Cantidades pequeñas de Clindamicina también pasan a la leche materna y alteran su sabor. Por lo tanto, si es necesario tratar a la mamá, se suspenderá la lactancia mientras dure el tratamiento, hasta 12 á 24 horas después de la última dosis.
No mantener relaciones sexuales durante el tratamiento.

SEGUIMIENTO DEL PACIENTE:

Si la sintomatología se resuelve, no se requiere una próxima consulta para comprobación de curación. Si el tratamiento se realiza durante la gestación, hay que repetir los exámenes después de 1 mes y re-tratar si la vaginosis se repite.
Se deben desaconsejar las duchas vaginales, los antisépticos y champúes en el baño íntimo.
Se debe indicar la abstinencia de relaciones sexuales (ni siquiera con preservativo) hasta después de una semana de la finalización del tratamiento.

HOMEOPATÍA:

Cuando un paciente está tratado con HOMEOPATÍA tiene su sistema inmunitario en perfectas condiciones como para enfermar lo menos posible. El sistema inmunitario es a lo que se denomina vulgarmente "las defensas". Además de un buen tratamiento homeopático, es necesario tener una vida sana, no promiscua, respetando al cuerpo de uno y al de los otros.
Cada ser humano es único e irrepetible, no hay otro igual. Por eso el remedio único homeopático que le corresponde a ese paciente lo va a poner en condiciones inmunológicas de bienestar y de armonía con él mismo y con el medio que lo rodea. Esto va a favorecer la NO necesidad de tratamiento antibiótico, debido a que el propio organismo va a encontrar la directriz de su propia curación.
El tratamiento homeopático es también importantísimo para evitar las Infecciones del Tracto Genital Inferior recurrentes, ya que si inmunológicamente está en condiciones, no tiene por qué volverse a enfermar. Desde el punto de vista alopático, la ciencia se desespera tratando de encontrar por qué "recurren" algunas infecciones, "a pesar de que los tratamientos antibióticos atacan al germen con todo". Ellos se preguntan por qué hay recurrencia en algunos pacientes y en otros sólo casos esporádicos, o simplemente no se enferman nunca. La HOMEOPATÍA lo puede explicar bien: algunos pacientes tienen su sistema inmunitario (de defensa) en perfectas condiciones, lo que favorece para que los gérmenes no se instalen ni se hagan patógenos. Otros están inmunológicamente deprimidos, y cualquier bacteria o virus puede colonizarlos y enfermarlos.
Ya lo dijo el Dr. Claude Bernard a fines del siglo XIX: "el germen no es lo importante, lo importante es el terreno". El terreno es el paciente, único e irrepetible, con su predisposición a enfermar de determinada enfermedad. A esto los Homeópatas lo llamamos: MIASMA. Por ello es necesario muchas veces tratar primero el MIASMA y luego reforzar la energía vital con su remedio único. Aparte del remedio único, existen muchos remedios homeopáticos que se pueden utilizar en el caso agudo de la enfermedad. Con estos remedios la gran mayoría de las veces se resuelve la misma sin necesidad de recurrir a antibióticos "para atacar al germen". Son remedios que han sido experimentados en el hombre sano (único experimentador en Homeopatía) y que ha sido probada su eficacia. Al evitar prescribir antibióticos estamos evitando suprimir los síntomas, ya que haciendo esto estamos provocando en el paciente una reacción del organismo, que en corto o largo plazo le producirá una enfermedad más grave y más profunda. Y la supresión se establece alopáticamente con la mayoría de los remedios que suprimen síntomas, tales como todos los "anti" (antinflamatorios, antipruriginosos, antiespasmódicos, antibióticos, etc.). También los médicos homeópatas tenemos el recurso de otros remedios complementarios, como ser el autonosode, es decirla "autovacuna homeopática", que se realiza con material extraído de la lesión o de la infección del paciente, pero preparada farmacológicamente bajo las estrictas leyes de la homeopatía: diluido y dinamizado.
Demás está decir que los tratamientos homeopáticos son tratamientos no agresivos, no destructivos, y con mejores resultados, a corto y a largo plazo, no son onerosos, y son fáciles de realizar. Y lo más importante de todo, es que se logran evitar las recidivas.