Hepatitis A - Homeopatía

Es un virus que pertenece al grupo de los Picornavirus.
Existen, además del virus de la hepatitis A, los de las hepatitis B, C (no A no B), D (o delta), E, G. Las que más trastornos causan son: A, B, C, y las de mayor incidencia en la población son la A y la B. Son distintos tipos de virus que tienen predilección por enfermar al hígado.
Es una enfermedad benigna autolimitada, con un período de incubación de 14 a 50 días (media 28 días) y que afecta preferentemente a los niños en una forma anictérica y frecuentemente subclínica.
La enfermedad clínica suele ser leve o asintomática. El VHA no produce hepatitis crónica ni estado de portador, y sólo en raras ocasiones causa una hepatitis fulminante, de ahí que la tasa de mortalidad asociada sea de 0,1 %. Existe por todo el mundo y es endémica en países con higiene y salubridad deficientes.

SE TRANSMITE por medio del contacto de persona a persona, a través:

  • De la contaminación fecal (sexo oral-anal)

  • De la ingestión de agua o de alimentos contaminados con materia fecal que contenga virus

  • NO hay pruebas definitivas de la transmisión transplacentaria

Son fuentes de epidemia los alimentos y el agua contaminados.

Una vez que se ha tenido HA no se la vuelve a contraer (deja inmunidad).

EN RAROS CASOS EL VHA PUEDE TRANSMITIRSE POR MEDIO 

DE UNA TRANSFUSIÓN SANGUÍNEA

Para todos los tipos de hepatitis, la enfermedad tiende a ser más grave
durante el tercer
trimestre del embarazo.

SINTOMATOLOGÍA:
En la Hepatitis A predominan los síntomas gastrointestinales (náuseas, vómitos), prurito en todo el cuerpo, aumento en el tamaño del hígado, ictericia, orina oscura (coluria), materia fecal color arcilla (acolia), fiebre, malestar general, anorexia: estos síntomas tienen un inicio brusco.
Raramente evolucionaría a formas graves o prolongadas, al contrario de la HB.

EMBARAZO:
Esta enfermedad tiene poca repercusión sobre el feto durante el embarazo.
La tasa de mortalidad fetal es del 0.6%. Pero puede producir:

³ Sufrimiento fetal

³ RPM (rotura prematura de membranas)

³ RCIU (retardo de crecimiento intrauterino)

DIAGNÓSTICO:

Por medio de análisis de sangre buscando anticuerpos contra el virus de la hepatitis A. Además: análisis de rutina de sangre, orina, incluyendo un hepatograma completo (para ver la funcionalidad del hígado).

TRATAMIENTO:

No hay un tratamiento para esta virosis. En general cura espontáneamente en unas semanas.

Existe una inmunización pasiva con la vacuna contra la hepatitis A: globulina sérica inmune (GSI).La administración de esta globulina en el período de incubación de la Hepatitis A es capaz de modificar o detener la infección. Una dosis de 0.02 ml/kg proporciona una protección eficaz para las exposiciones breves.

La vacuna se recomienda para las siguientes personas de 2 años de edad en adelante:

  • Portadores HIV que no han tenido Hepatitis A

  • Viajeros a áreas con tasas elevadas de Hepatitis A

  • Hombres que tienen relaciones sexuales con hombres

  • Usuarios de drogas inyectables y no inyectables

  • Personas con trastornos de factores de la coagulación (p.ej. hemofilia)

  • Personas con enfermedad hepática crónica

  • Niños que viven en áreas con tasas elevadas de Hepatitis A.

El esquema de la vacuna es de 2 dosis.

No se han identificado efectos adversos de la vacuna ni en niños ni en adultos.
No se ha determinado la seguridad de la vacunación contra la Hepatitis A durante el embarazo. Pero como es una vacuna con virus inactivados, el riesgo fetal es bajo. Se deberá evaluar cada caso en particular, sobre todo si la gestante estuviera expuesta a mucho riesgo.

Se recomienda reposo, dieta rica en hidratos de carbono, nada de grasas y ni de consumo de alcohol.
Las mujeres se abstendrán de tomar anticonceptivos orales. Si los estaban tomando, para reiniciar nuevamente las tomas luego que la enfermedad pasó, deben consultar con el médico, ya que si el hígado quedó dañado (raro en HA), no podrán tomar nunca más anticonceptivos hormonales.

HOMEOPATÍA:

Cuando un paciente está tratado con HOMEOPATÍA tiene su sistema inmunitario en perfectas condiciones como para enfermar lo menos posible. El sistema inmunitario es a lo que se denomina vulgarmente "las defensas". Además de un buen tratamiento homeopático, es necesario tener una vida sana, no promiscua, respetando al cuerpo de uno y al de los otros.
Cada ser humano es único e irrepetible, no hay otro igual. Por eso el remedio único homeopático que le corresponde a ese paciente lo va a poner en condiciones inmunológicas de bienestar y de armonía con él mismo y con el medio que lo rodea. La HOMEOPATÍA va a favorecer a que el propio organismo encuentre la directriz de su propia curación.
Ya lo dijo el Dr. Claude Bernard a fines del siglo XIX: "el germen no es lo importante, lo importante es el terreno". El terreno para la homeopatía es el paciente, único e irrepetible, con su predisposición a enfermar de determinada enfermedad. A esto los Homeópatas lo llamamos: MIASMA. Por ello es necesario muchas veces tratar primero el MIASMA y luego reforzar la energía vital con su remedio único.

La Homeopatía cuenta con otro recurso de buenos resultados para el tratamiento de estas enfermedades crónicas:
LA ORGANOTERAPIA: consiste en estimular las funciones del órgano afectado mediante el remedio que el corresponde, en dinamizaciones bajas (que estimulan al órgano), y en tomas repetidas durante varios meses. En este caso de Hepatitis A, el órgano afectado es el hígado. El tratamiento se instauraría en cuanto se tiene el diagnóstico, en lo posible antes de que el paciente llegue a la cirrosis. Y sería coadyuvante del tratamiento único de fondo del mismo. Ejemplo:

LYCOPODIUM 200 como remedio de fondo (si es éste)

HÍGADO 9 CH como tratamiento coadyuvante

Medidas higiénico-dietéticas, vida sana, etc.