ESCULAPIO. Dios de la medicina

....de los Consejos de Esculapio:

"Quieres ser médico, hijo mío?... Piénsalo mientras estás a tiempo; pero si, indiferente a la fortuna, a los placeres, a la ingratitud, si sabiendo que te verás solo entre las fieras humanas, tienes un alma lo bastante estoica para satisfacerse con el deber cumplido sin ilusiones; si te juzgas bien pagado con la dicha de una madre, con una cara que sonríe porque ya no padece, o con la paz de un moribundo a quien ocultas la llegada de la muerte, si ansías conocer al Hombre, penetrar todo lo trágico de su destino, HAZTE MÉDICO, HIJO MÍO."

Vivió en siglo XIII a JC.

El culto a ASCLEPIO para los griegos, ESCULAPIO para los romanos, hijo de Apolo, surge hacia los años 500 aC. - 400 dC., en casi todos los países mediterráneos.

¿Quién fue Esculapio? ¿Una mezcla de realidad y fantasía? Misceláneos relatos que, sintetizando leyendas y míticas ficciones, confluyen en identificar personajes construidos con una amalgama de poderes propios de una deidad y defectos humanos. Para aquellos que, mil años antes de Cristo, habitaron lo que hoy es Grecia, Esculapio era un personaje con límites indefinidos: un Dios o un simple ser humano con capacidades prodigiosas a la hora de curar. Haya sido realidad o ficción; haya sido Dios o ser humano; haya existido o no, lo más importante que, al día de hoy, nos llegan los testimonios de haber sido definitivamente convertido en Divinidad. Esculapio es siempre reconocido y asociado con el arte de curar a los enfermos y en la antigüedad se erigieron templos en su honor en diferentes lugares de Roma, Grecia y Egipto. En todos ellos siempre aparece como una constante figura, una serpiente enrollada alrededor de un bastón y de aquí la asociación directa que se establece. La palabra caduceo deriva del griego kadux que significa heraldo o embajador.