Endometriosis y homeopatía

SITIOS DE IMPLANTACIÓN DE LA ENDOMETRIOSIS

El útero es un órgano muscular recubierto en su interior por un tejido llamado endometrio, que es el que se elimina mensualmente con el flujo menstrual.
Endometriosis es el crecimiento de ese tejido endometrial fuera del útero. Esto puede suceder en la cavidad pelviana: ovarios, por fuera del útero (en su cara externa), en los ligamentos uterinos, en las trompas de Fallopio, en la vejiga, en el intestino. Menos frecuentemente la endometriosis aparece fuera del abdomen: pulmones, interior de la nariz, hígado, etc.
La endometriosis es relativamente frecuente en mujeres en edad fértil, y a veces puede perdurar hasta la menopausia.
El crecimiento del tejido se produce en forma de tumores, la mayoría de las veces pequeños, benignos, que raramente pueden sufrir transformación maligna.
Estos implantes endometriósicos están influenciados por el ciclo hormonal menstrual, es decir que en cada menstruación sangran, y con el correr de tiempo se va produciendo una inflamación local, con los trastornos que ocasiona la misma (pequeñas formaciones cicatrizales, pero molestas con respecto a que pueden producir dolor, esterilidad). 

SÍNTOMAS

La endometriosis altera la calidad de vida de la mujer que la padece, y afecta, por lo tanto, sus relaciones familiares, laborales, de pareja, y la reproducción.

  • Dolor: es el síntoma más frecuente y más molesto. Dolores abdominales, lumbares, pelvianos. Son más intensos durante la menstruación, y se hacen cada vez más dolorosos a medida que van pasando los meses, los años. Pueden ocurrir dolores durante la ovulación también.

  • Trastornos miccionales: cuando se halla afectada la vejiga. Disuria (dolor al orinar), polaquiuria (deseo constante de orinar, pero orina poca cantidad), sensación de peso en la vejiga, a veces puede haber hematuria (orina con sangre).

  • Dispareunia: dolores pelvianos durante las relaciones sexuales.

  • Hipermenorrea: sangrado menstrual abundante en cantidad y en días de duración.

  • Trastornos intestinales: diarrea, constipación, dolores cólicos.

  • Esterilidad.

DIAGNÓSTICO

  • Examen ginecológico: en mujeres delgadas pueden llegar a palparse los tumorcitos pelvianos mediante tacto vaginal y palpación abdominal.

  • Ecografía ginecológica: puede ser abdominal (transductor sobre la piel del abdomen), o transvaginal (transductor dentro de la vagina). Ésta última es la que se recomienda, pues permite visualizar los ovarios más de cerca y con mejores resultados.

  • Resonancia magnética nuclear (RMN): se realiza cuando el médico lo considere necesario.

  • Laparoscopía: asegura con más certeza el diagnóstico y el tratamiento quirúrgico. Es una cirugía con anestesia general.

CAUSAS

No se conocen con certeza. Una teoría sería que durante la menstruación, parte del tejido endometrial haría una circulación retrógada por las trompas hacia el abdomen, en lugar de salir por la vagina hacia afuera. No se comprende aún por qué esto sucede en algunas mujeres, pero no en todas. Por eso algunos investigadores han catalogado a esta enfermedad como enfermedad autoinmune. Es decir, que el cuerpo crea sus propios anticuerpos para atacar a sus propios tejidos.
Otra teoría: las células endometriales serían transportadas por el torrente sanguíneo a otro lugar del organismo. Esto explicaría las endometriosis nasales, pulmonares, etc.
Otros investigadores ha observado a esta enfermedad como enfermedad del sistema endocrino. Creen que los estrógenos serían los responsables de la misma.
Últimamente se está tratando de encontrar marcadores (sustancias creadas por la enfermedad) en la sangre o en la orina. Esto podría hacer el diagnóstico de endometriosis sin necesidad de llegar a la cirugía.
También se le está dando importancia a la carencia de ciertos nutrientes. Se sugiere una dieta relativamente baja en ácido araquidónico (grasas animales), y alta en ácido linoleico (aceites vegetales).
Una teoría refiere que esta enfermedad podría ser debida a la mala-absorción intestinal causada por tratamientos con antibióticos o con hormonas esteroideas (estrógenos) durante largos períodos.
La medicina china y oriental tradicional clasifica a la endometriosis como un desorden hepático. Las poluciones ambientales, el uso de dioxin como blanqueador de tampones (altamente cancerígeno) pueden ser responsables. Y esto favorecería la aparición de la enfermedad autoinmune.
El consumo de comidas que pueden perjudicar el normal funcionamiento hepático: comidas refinadas, especialmente aquéllas que contienen harinas de trigo, y azúcar, fritos, cafeína, bebidas muy heladas.
El estrés es también un enemigo del buen funcionamiento hepático. La medicina oriental considera al hígado como el órgano más emocionalmente sensible del cuerpo.
Muchos remedios alopáticos convencionales se consideran dañinos para el hígado. Analgésicos, anti-inflamatorios no esteroideos, que a largo plazo pueden causar serios daños.

COMPLICACIONES

Si la enfermedad no se trata, generalmente empeora con el tiempo. La complicación más seria es la esterilidad.

TRATAMIENTO ALOPÁTICO

Se recomienda un suplemento multivitamínico y mineral, especialmente que contenga vitaminas del complejo B, vitamina C; y minerales como el zinc, el selenio y el magnesio.
Tratamiento del dolor con analgésicos.
Tratamiento con hormonas: en el caso de pacientes que no deseen un embarazo. La alopatía sugiere la combinación de estrógenos-progesterona, la progesterona sola, la danocrina (una hormona masculina débil), y hormonas agonistas de la hormona liberadora de gonadotrofinas. La danocrina tiene muchos efectos secundarios nocivos: piel grasienta, acné, aumento de peso, calambres, cansancio, disminución del tamaño de las mamas, dolor de cabeza, mareos, debilidad, sofocos, voz más grave, y supresión de las menstruaciones. Las mujeres medicadas con esta droga no deben quedar embarazadas durante el tratamiento (peligro de malformaciones fetales), ni consumir anticonceptivos hormonales.
Existen otros medicamentos que suprimen las menstruaciones, y son los agonistas de las hormonas liberadoras de gonadotrofinas.
El mecanismo de éstos sería que al no haber ciclo menstrual, el crecimiento de la endometriosis se detendría. Pero los efectos secundarios que también causan son muy importantes, a corto y a largo plazo. Además, una vez que suspenden el tratamiento, los síntomas de la endometriosis reaparecen.
Tratamiento quirúrgico: cuando la endometriosis es muy extensa y compromete órganos internos en su funcionalidad, se debe recurrir a la cirugía.

  • Laparoscopía: se usa también para hacer un diagnóstico preciso. Se realizan dos pequeñas aperturas en el abdomen inferior, se introduce el laparoscopio (un tubo con una luz y un juego de espejitos). Se realiza la operación. El post-operatorio es mucho más rápido que en el caso de la laparotomía (cirugía mayor).

  • Laparotomía: es el último recurso, para casos más complicados. Es la apertura del abdomen mediante una incisión transversal por encima del pubis.

El tratamiento quirúrgico no garantiza la curación (la enfermedad puede recurrir), 

y tampoco garantiza que el dolor no reaparezca. 

HOMEOPATÍA

Los síntomas tan molestos de la endometriosis, pueden muy bien ser tratados con HOMEOPATÍA, de una manera mucho más sana y menos agresiva para el cuerpo que las terapias alopáticas convencionales. Para la HOMEOPATÍA la enfermedad clínica es apenas una parte visible de una desarmonía que se encuentra en la totalidad de la persona. Cuando la energía vital (sistema inmunológico) se desequilibra, genera desajustes a nivel físico, emocional y mental. El remedio homeopático justamente reacondiciona ese desequilibrio, y favorece la curación de la enfermedad a partir del propio individuo, tanto en niños como en adultos, en hombres como en mujeres. Y como la endometriosis es una enfermedad autoinmune, buenas curaciones se pueden lograr.
El tratamiento homeopático enfoca a la paciente desde la totalidad característica de sus síntomas personales, para encontrar lo que nosotros llamamos "el simillimum", o sea el remedio que le corresponde a esa paciente, el remedio de fondo, que cubre la totalidad sintomática de todas las esferas, de todos los ámbitos y de todos los perfiles de la conducta humana: desde lo más primitivo de su ser, hasta lo que tiene que ver con la emocionalidad, con los temores, con los afectos, con la conducta. Por medio del remedio único le vamos a devolver a la paciente su energía vital desarmonizada, para que su propio organismo pueda defenderse y lograr el equilibrio que sólo el remedio homeopático puede ofrecer. Por eso para la Homeopatía la única especialidad es el ser humano. Y se parte de la premisa de que no cura enfermedades, sino enfermos. Entoncesla Homeopatía no trata la endometriosis, sino que trata a la mujer, con su manera particular de ser, y con sus síntomas individuales propios.

El tratamiento homeopático ha demostrado tener una respuesta exitosa en las pacientes
con endometriosis. Es mucho menos oneroso que el tratamiento tradicional
y está exento de efectos colaterales adversos.
No existe ningún impedimento para quedar embarazada durante el tratamiento con
homeopatía (como sucedería con el tratamiento hormonal).

La mejor opción, la menos agresiva para el cuerpo, la que puede prometer buenos resultados, es la opción del tratamiento homeopático, luego de haber establecido una buena relación médico-paciente y haber esclarecido las ventajas y aciertos del mismo. Recomiendo realizar este tratamiento con mucha paciencia y dedicación antes de llegar a la cirugía.
Muchas veces los homeópatas necesitamos recurrir a los remedios complementarios homeopáticos para el tratamiento de síntomas que son difíciles de sobrellevar (dolor pre o intramenstrual, metrorragias, etc.). Con ellos tratamos el síntoma característico de esa mujer con las modalidades y los concomitantes del mismo. Estos remedios complementarios no son el remedio de fondo o único, y entonces se administran complementariamente hasta mejorar la sintomatología.