Candidiasis o moniliasis vulvo-vaginal y Homeopatía

Esta micosis genital, Candidiasis, se debe a una infección causada por una levadura (hongo) de la familia cándida que invade, en este caso, la mucosa intestinal o vaginal. Es la Cándida Albicans o spp. Ocasionalmente también es causada por otras Cándida sp. Actualmente se acepta el concepto que es una ITS (Infección de Transmisión Sexual), pero no siempre lo es. Es un hongo oportunista que vive como comensal en la mucosa del aparato digestivo (principal reservorio), en aparato genital, y en la piel. Habita en alrededor del 50 % de la población sana.
En circunstancias normales esta levadura es un huésped saprófito (normal) del tracto intestinal, oral, vaginal. Por determinadas condiciones este hongo se convierte de simple huésped en un hongo patógeno. 

La mucosa vaginal tiene una vascularización importante. En la misma se encuentra una flora bacteriana (distintos tipos de bacterias) propia de la vagina, incluyendo esta levadura: son los huéspedes saprófitos, que también los podemos encontrar en el tracto intestinal, en la cavidad oral. Todo este equilibrio está condicionado por el buen funcionamiento del sistema inmunitario general del paciente, y también, en el caso vaginal, por el buen funcionamiento del sistema inmunitario local, mediado por la presencia de lactobacillus (bacilos de Döderlein) en número suficiente para mantener la ecología de la vagina. El otro mecanismo de defensa vaginal lo constituyen unas células dendríticas, las células de Langerhans, porpias de la vagina.
Por determinados mecanismos patológicos ese equilibrio se rompe, y aparece toda la sintomatología de flujo, ardor, prurito.
La mayoría de los casos son del género Cándida albicans (en el 67 a 95% de los casos). Hasta hoy se han identificado más de 200 cepas de Cándida en vagina, y todas con capacidad de colonizar e infectar. Especialmente la Cándida glabrata, y otras distintas a la albicans, son patógenas y responsables de recidivas y de fracasos de tratamientos.
Las identificaciones más comunes son: C. albicans o spp, C. glabrata, C. tropicalis, C. subtropicalis y C. krusei.
La candidiasis vaginal es un organismo común en la flora vaginal se puede presentar bajo dos formas:

1. En su forma como levadura (no patógena, blastosporo)

2. En su forma micelar con unas especies de raíces, pseudohifas (forma patógena) que se entrelazan entre sí y con las que perforan y se fijan a las células de la mucosa vaginal.
En los últimos años esta afección ha adquirido una importancia relevante por el advenimiento del SIDA y por el aumento de pacientes inmunodeprimidos (tratamientos prolongados con corticoides, pacientes oncológicos, uso indiscriminado de antibióticos, enfermedades autoinmunes, HIV).
C. albicans y C. glabrata están consideradas como comensales de los tractos digestivos y urogenitales del varón y la mujer.
Un alto porcentaje de pacientes sanos son portadores de C. albicans en su cavidad bucal. La colonización por Candida comienza temprano, en el período posnatal, cuando el recién nacido adquiere cepas que están colonizando a la madre.
No es raro encontrar esta enfermedad en la mujer embarazada.

CANDIDIASIS VAGINAL RECURRENTE: es cuando se reitera 4 o más veces por año. Actualmente se ha incrementado esta patología vulvo-vaginal en mujeres jóvenes sobre todo, con una sintomatología muy florida, muy molesta. Esto ha obligado a los profesionales a imponer largos tratamientos con muy pobres resultados. Por esto es que como alternativa de tratamiento, sugiero al final de este artículo implementar tratamientos alternativos al alopático.
Aparte de considerar algunos factores predisponentes enunciados, se le está dando mucha importancia a deficiencias o disfunciones inmunológicas. También cada vez se conocen más los mecanismos de defensa propios de la mucosa vaginal.

En la CVVR se deberán tener en cuenta las siguientes medidas:

  • Solicitar serología para HIV
  • Adoptar medidas higiénico-dietéticas, sobre todo en lo referente a eliminar de la dieta los azúcares y los carbohidratos
  • Identificar las causas predisponentes arriba enunciadas
  • La pareja no se tratará, salvo que presente sintomatología

LOCALIZACIONES:

En el hombre:

  • Prepucio: balanitis y/o balanopostitis

  • Área génito-crural

  • Semen

En la mujer:

  • Vulva- Vagina: vulvitis, vaginitis, cervicitis, vulvo-vaginitis

  • Recto- Intestino

Aparte de los genitales, puede colonizar también la piel, el aparato digestivo (boca, esófago, intestinos). En las formas generalizadas puede producir endocarditis, meningitis, septicemia, generalmente graves (la diseminación ocurre por vía hemática).
Pero la Cándida albicans no forma parte de la flora normal de la vagina sana. La candidiasis es una patología de la mujer en edad reproductiva. Esto se explica por la presencia de los estrógenos necesaria para mantener también la ecología vaginal.Es rara en las niñas y en las mujeres postmenopáusicas. Existen mujeres que nunca desarrollarán síntomas de vulvovaginitis en toda su vida, y hay otras en que los episodios se tornan recurrentes: 3-4 episodios por año, o más. La candidiasis vulvo-vaginal tiene un espectro muy variado en cuanto a sintomatología, con cuadros agudos y severos, o candidiasis esporádica y recurrente.
Se han reportado casos que estos hongos han invadido la cavidad uterina de la gestante determinando corioamnionitis secundaria y vasculitis umbilical. También la candidiasis está relacionada con rotura prematura de membranas ovulares. Por eso siempre debe tratarse a la embarazada, aunque sea asintomática. La candidiasis puede infectar al neonato por su pasaje a través del canal del parto infectado, ocasionándole candidiasis del tubo digestivo.

FACTORES PREDISPONENTES para contraer esta enfermedad:

  • Embarazo: eleva el porcentaje de colonización vaginal al 30 o 40% y los episodios de recurrencias. De aparición más frecuente en el 3er trimestre. Actualmente perdió vigencia el concepto de que era favorecido por los niveles hormonales del embarazo y por la mayor producción de glucógeno por el epitelio vaginal en la gestación.

  • Anticonceptivos hormonales: el mecanismo de acción sería igual al anterior (incremento de la adherencia y virulencia), aunque no se observó un incremento de la recurrencia con la utilización de los anticonceptivos con bajo contenido estrogénico.

  • Diabetes: la colonización con Cándida es más frecuente en diabéticas, aunque sólo las descompensadas suelen padecerla.

  • Antimicrobianos:el uso irracional de los antimicrobianos de amplio espectro (tetraciclinas, aminopenicilinas, cefalosporinas, etc.) aumenta la colonización vaginal de Cándida spp. Actuarían inhibiendo la flora protectora, que normalmente previene la germinación de Cándida spp y su invasión superficial. Los lactobacillus spp inhiben el desarrollo de Cándidas spp. Los antimicrobianos también ejercen efectos directos induciendo el crecimiento de la Cándida spp.

  • Candidiasis intestinal.

  • Inmunosupresión: tratamiento con corticoides, con quimioterápicos, pacientes en diálisis, portadores HIV

  • Deficiencia en los niveles de estrógenos: esta deficiencia impide el normal desarrollo del epitelio vaginal, y además disminuye las concentraciones de glucógeno de éste, produciendo por lo tanto, una disminución de los bacilos de Döderlein.

  • El coito, ya que el semen alcaliniza la vagina por un período de horas, condiciones que pueden ser aprovechadas por los patógenos.

  • Hipotiroidismo.

  • Obesidad.

  • La humedad y el calor local.

  • Otros Factores:especialmente la vestimenta: jeans, ropa interior de nylon poco o nada absorbente, ropas muy ajustadas y que permiten poca aireación de la zona perineal, etc.

En el hombre produce secreción uretral con sensación de quemazón y prurito, edema y acúmulo de secreciones en el surco balano-prepucial. A veces presenta disuria. También coloniza en el área genito-crural (ingle).

EL DIANGÓSTICO:

Ø Por la sintomatología, que reporta la misma paciente:

é Prurito intenso vulvar y ardor

é Flujo como leche cortada sin ningún olor característico. Este síntoma suele incrementarse en el pre-menstruo

é Eritema y edema vulvar

é Algunas veces disuria

Los síntomas aparecen cuando aumenta el número de hongos y se produce un disbalance inmunológico en la vagina.

Ø Por la microscopía en fresco que aportará datos al diagnóstico en más del 50% de los casos.

Ø También se pueden usar técnicas de coloración, y técnicas de cultivo.

Ø Con el Papanicolaou y la Colposcopía se puede diagnosticar esta enfermedad.

Ø Generalmente el pH vaginal es menor de 4.5 y el test de aminas es negativo.

EL TRATAMIENTO alopático es a base de óvulos y cremas que contengan antibióticos fungistáticos: responde habitualmente a todos los azoles:Isoconazol, Clotrimazol, Tioconazol, Econazol, Ketoconazol, Itraconazol, Fluconazol, Miconazol, Terconazol, Butoconazol, y también a la Nistatina y al Violeta de genciana.También pueden indicarse antimicóticos por vía oral. Antes de iniciar el tratamiento debe averiguarse sobre enfermedades sistémicas, uso prolongado de antibióticos y otras drogas, otras infecciones, y el uso de duchas vaginales, actualmente proscriptas. Durante el embarazo se aconseja el uso de los azoles solamenteen forma tópica local por no menos de 7 días.
Antes de iniciar el tratamiento debe averiguarse sobre: enfermedades sistémicas; uso de antibióticos y otras drogas; otras infecciones y su tratamiento.
Todos los pacientes que reciben tratamiento con KETOCONAZOL deben ser monitorizados con hepatogramas seriados.

El violeta de genciana en solución al 1%sigue siendo un tratamiento eficaz.

Acido bórico: se considera más eficaz que los azoles en el tratamiento tópico de las candidiasis, especialmente en el de la más resistentes, como por ejemplo la C. glabratra. Y salvo algún fenómeno irritativo por sensibilización, carece prácticamente de efectos nocivos. (Sin embargo se prescribe con menor incidencia, no comprendemos la razón). No debe usarse en el embarazo por los potenciales efectos tóxicos del boro.

HOMEOPATÍA:

Cuando un paciente está tratado con HOMEOPATÍA tiene su sistema inmunitario en perfectas condiciones como para enfermar lo menos posible. El sistema inmunitario es a lo que se denomina vulgarmente "las defensas", y en homeopatía "energía vital". Además de un buen tratamiento homeopático, es necesario tener una vida sana, no promiscua, respetando al cuerpo de uno y al de los otros.
Cada ser humano es único e irrepetible, no hay otro igual. Por eso el remedio único homeopático que le corresponde a ese paciente lo va a poner en condiciones inmunológicas de bienestar y de armonía con él mismo y con el medio que lo rodea. Esto va a favorecer la NO necesidad de tratamiento antibiótico, debido a que el propio organismo va a encontrar la directriz de su propia curación.
El tratamiento homeopático es también importantísimo para evitar las candidiasis recurrentes, ya que si inmunológicamente está en condiciones, no tiene por qué volverse a enfermar. Desde el punto de vista alopático, la ciencia se desespera tratando de encontrar por qué recurren algunas infecciones, "a pesar de que los tratamientos antibióticos atacan al germen con todo". Ellos se preguntan por qué hay recurrencia en algunos pacientes y en otros sólo casos esporádicos. La HOMEOPATÍA lo puede explicar bien: algunos pacientes tienen en orden su sistema inmunitario (de defensa), lo que favorece para que los gérmenes no se instalen ni se hagan patógenos. Otros están inmunológicamente deprimidos, y cualquier bacteria o virus puede colonizarlos y enfermarlos.
Ya lo dijo el Dr. Claude Bernard a fines del siglo XIX: "el germen no es lo importante, lo importante es el terreno". El terreno para la homeopatía es el paciente, único e irrepetible, con su predisposición a enfermar de determinada enfermedad. A esto los Homeópatas lo llamamos: MIASMA. Por ello es necesario muchas veces tratar primero el MIASMA y luego reforzar la energía vital con su remedio único.

ES MUY IMPORTANTE ABSTENERSE DE REALIZAR TRATAMIENTOS LOCALES CON ÓVULOS EN FORMA REITERADA. A medida que se efectúan sucesivos tratamientos, cada vez estará peor el cuadro de flujo y prurito. Los tratamientos por vía oral con antimicóticos que duran hasta un año y más, NO resuelven nada (sólo en el momento del tratamiento, y por pocos días), YA QUE ES IMPORTANTE TRATAR AL PACIENTE EN SU TOTALIDAD para evitar las recidivas.

Existen muchos remedios homeopáticos que se pueden utilizar en el caso agudo de la enfermedad. Con estos remedios la gran mayoría de las veces se resuelve la misma sin necesidad de recurrir a antibióticos "para atacar al germen". Son remedios que han sido experimentados en el hombre sano (único experimentador en Homeopatía) y que ha sido probada su eficacia. Al evitar prescribir antibióticos estamos evitando suprimir los síntomas, ya que haciendo esto estamos provocando en el paciente una reacción del organismo, que en corto o largo plazo le producirá una enfermedad más grave y más profunda. Y la supresión se establece alopáticamente con la mayoría de los remedios que suprimen síntomas, tales como todos los "anti" (antiinflamatorios, antipruriginosos, antiespasmódicos, antibióticos, etc.).

También los médicos homeópatas tenemos el recurso de otros remedios complementarios, como ser el autonosode, es decirla "autovacuna homeopática", que se realiza con material extraído de la lesión o de la infección del paciente, pero preparada farmacológicamente bajo las estrictas leyes de la homeopatía: diluido y dinamizado.
Demás está decir que estos son tratamientos no agresivos, no destructivos, y con mejores resultados, a corto y a largo plazo, no son onerosos, y son fáciles de realizar. Y lo más importante de todo, es que se logran evitar las recidivas.